Esta semana han sido noticia tanto los horarios escolares por la decisión del gobierno cántabro de instalar semanas de vacaciones intercaladas en los periodos escolares como la decisión de si los deberes escolares son muchos, pocos, adecuados o no…

Sin duda todo se resolvería con una mejor resolución de los horarios de todos para lograr la tan ansiada conciliación horaria entre lo laboral y lo personal. Si los adultos tuviéramos horarios más racionales, quizá podríamos adaptar sin consecuencias los horarios escolares y hacerlos más racionales, sin trimestres que se convierten en cuatrimestres, sin jornadas repletas de extraescolares para “colocar” a los niños mientras trabajamos, deberes a deshora, etc.

Por otra parte hemos oído a pedagogos indicar que los deberes (en su justa medida) son importantes pues preparan al niñ@ en el esfuerzo, el trabajo cotidiano, etc que es lo que más adelante les servirá como hábito en el mercado laboral. Y es cierto que habría tiempo para todo, jugar, leer, deberes, extraescolares si lo aplicáramos en su justa medida y sin tener que “aparcar” a nuestros hijos mientras “hacemos horas” en el trabajo por el qué dirán….Quizá esta sociedad debe empezar a pensar con raciocinio y utilizar el sentido común el cual muchas veces es el menos común de los sentidos.

Pin It on Pinterest